Pues sí….a pesar de los debates, de las dudas iniciales en los planteamientos del seleccionador, de nuevo, la selección española de fútbol logró el más difícil todavía: el tercer gran título internacional consecutivo. Las banderas adornaron los balcones, el orgullo patrio volvió a resurgir….Aún así, los nervios casi nos destrozan en triunfos agónicos, como el de la primera fase ante Croacia o la semifinal contra nuestros vecinos portugueses, con tanda de penaltys incluida….Pero, finalmente, en la gran final, se alcanzó la victoria de una forma tan clara y demoledora que todos esos pequeños “detalles” se olvidaron. Ha sido un nuevo triunfo de una gran generación de deportistas que nos han levantado el ánimo, y que han elevado algunos enteros la marca ESPAÑA, tan depauperada en los últimos tiempos. Ahora habrá que superar nuevos retos. Olimpiadas, Mundiales, etc…. pero lo que se ha conseguido es GRANDE.

Anuncios