Hoy nos despertamos con la noticia del fallecimiento de uno de los máximos exponentes del diseño, no sólo en el ámbito gráfico, si no también en el de interiores, de producto, de packaging, de mobiliario y de joyas.  Trabajó para marcas legendarias de Estados Unidos como Bloomindale’s, American Airlines y United Colours of Benetton y sobre todo cabe destacar el diseño del metro de Nueva York, tanto en planos como en señalética.

Ha recibido grandes premios a lo largo de su carrera, incluyendo la medalla de oro del AIGA  y el National Lifetime Achievement Award del Museo Nacional de Diseño Cooper-Hewitt. Además, su trabajo ha sido expuesto en muchísimas galerías. Está en la colección permanente del Museo de Arte Moderno o el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, así como en  muchos otros museos de América del Norte y Europa.

Vignelli es considerado un precursor del diseño modernista. En sus obras siempre prevaleció el notable uso tipográfico, la simpleza y las formas geométricas, persiguiendo un diseño atemporal y elegante que luchase contra lo que el definía como la “vulgaridad imperante”. En la portada de su web leemos una frase de bienvenida que resume muy bien su filosofía: “Me gusta que el diseño sea semánticamente correcto, sintácticamente consistente y pragmáticamente comprensible. Me gusta que sea visualmente potente, intelectualmente elegante, y sobretodo, atemporal”.  

Un ejemplo que muchos han seguido y los futuros diseñadores seguirán.

portada_massimo_vignelli

designboom_massimo-vignelli_interview_007

 

Anuncios