blok

 

El aspecto final de un producto y como esté presentado puede llegar a ser un factor determinante en su éxito. El packaging del producto, es decir, su envoltorio, etiquetado, apariencia es un valor que cada vez adquiere más relevancia y es percibido como uno de los elementos claves sobre la decisión de compra de los usuarios, sobre uno u otro producto.

Como se suele decir, la primera impresión es la que cuenta, y en esto, el packaging tiene mucho que ver.

El color, la forma del envase, el material con el que esté fabricado pueden modificar nuestra percepción y situar un producto low cost, al nivel del mercado del lujo y viceversa. Por mencionar un ejemplo, una vela aromática, de la marca Chanel, con un diseño elegante pero prototípico y un packaging de nivel, multiplican el valor del producto.

Hay otros casos en los que un artículo mediocre se convierte en un gran éxito de venta, gracias a un packaging acertado y de calidad. No tratemos al packaging como al “hermano pequeño” del producto, en muchas ocasiones, es la clave.

Anuncios