A todos nos suenan estos conceptos, pero pocas son las personas que las utilizan correctamente al llevar un archivo a imprimir. Se trata de dos factores muy importantes para presentar un arte final en la imprenta, sobre todo si quieres que éste tenga el tamaño correcto y sin errores a la hora de cortarlo, ¡es el abc del diseño gráfico!

El arte final es el archivo listo para imprimir una vez realizadas todas las comprobaciones referidas a las medidas, sobreimpresión, sangrados, color…

Marcas de corte

Las marcas de corte son aquellas que indican por dónde se recortará el trabajo, delimitando su tamaño real. Estas líneas son la referencia que se utilizará para guillotinar el proyecto. Se marcan en negro.

Sangrado

Su tamaño suele variar dependiendo del tipo de trabajo, pero por lo general es de 3 a 5 mm. Se trata de un margen que damos a los trabajos para evitar que se vea blanco a los laterales en caso de que hubiera un mínimo error a la hora de guillotinar el proyecto según las líneas de corte.

Ejemplo:

Supongamos que queremos imprimir un flyer a un tamaño concreto. No solo habría que hacer el diseño a ese tamaño:
Deberíamos tener en cuenta los 3 mm de sangrado por cada lateral, lo que nos hace tener que agrandar un poco el fondo, para que, en caso de que a la hora de guillotinar los flyers, no se vea la hoja en blanco si el corte saliera hacia fuera.
Deberíamos también colocar las marcas de corte para asegurarnos de que se respeta la medida que nosotros hemos elegido. EJEMPLO-01-01.jpg

Recuerda que además, para imprimir un proyecto o trabajo bien hecho, es necesario hacer un correcto arte final, comprobación de colores, imágenes, resolución… Y que contar con profesionales para gestionarlo, marca la diferencia al tener el resultado en nuestras manos.

Anuncios